Noticias

Volver a noticias
Cuadrado
Marzo 30, 2017

¿Cuándo se inventó el primer inodoro?

Bienvenidos una semana más al blog de ECONET. Hoy vamos a hablaros de algo con lo que nuestra empresa está familiarizada. Es a través de los inodoros, como se produce una de una de las principales causas de atasco de tuberías a nivel doméstico. Por eso, hoy queremos hacer un pequeño repaso sobre la historia del inodoro, quién lo inventó, por qué se llama así y alguna curiosidad más. Si te interesa, dale un repaso. 
 
El inodoro
Wáter, baño, retrete, escusado, taza, trono, tigre, caga**ro. Seguramente haya más nombres que se te ocurran antes que éste, y cualquiera de ellos será más común. De todas formas, hoy lo importante es el contenido, el del artículo.
 
El inodoro, es el dispositivo que permite evacuar los excrementos y la orina de los hogares domésticos. La principal función de este aparato sanitario es la de arrastrar gracias a la fuerza del agua y la gravedad estos residuos hacia la red de alcantarillado y la segunda, evitar la salida de malos olores. Esto se produce gracias a un sifón con agua limpia que impide que salgan al exterior los olores de las cloacas y alcantarillas.
 
Breve historia
 
Como imaginareis, hace ya muchos años, la gente hacía sus necesidades allí donde buenamente podía, y normalmente solía ser en el campo. La necesidad de crear este tipo de sistemas fue la urbanización y el crecimiento de las ciudades. Hace ya algo más de 4.000 años que en Creta se empezaban a utilizar en el palacio Real de Cnossos, algo parecido a los actuales inodoros, con su desagüe, cisterna y un tazal. El problema es que no existía un sistema de tuberías que condujera estos residuos a un lugar apartado de la civilización.
 
 
Como ya os contamos en el post “cuando se construyeron las primeras cloacas de la historia”, los primeros baños se crearon en la India, más concretamente en el Valle de Indo. Más tarde Griegos y Romanos, precursores de la higiene en las ciudades, ya utilizaban algo parecido al inodoro, la diferencia es que los excrementos se guardaban como abono. El ir al baño en la época romana era algo tan común y natural que cualquier persona, independientemente de su rango social, lo hacían en comuna. Imaginaos si ocurriese ahora algo parecido. Veríais a vuestro jefe con otros ojos.
 
Aquí tenéis un ejemplo de uno de los baños que se utilizaban en la época:

 
 

El primer inodoro
 
El primer sistema más evolucionado de retrete no surgió hasta 1597 en Inglaterra. John Harrington fue un poeta que desarrolló el primer wáter de válvula y que fue instalado en el Palacio de Isabel I en Richmond. Posiblemente se inspiró en uno de esos momentos de reflexión. 
 
Unos años más tarde, en 1775, John Cummins lanzó la patente del actual wáter de cisterna. Después de ser perfeccionado por Samuel Prosse con la válvula esférica, poco a poco fue arraigando en la sociedad. Unos 100 años más tarde, dicho sistema ya había triunfado en las grandes ciudades de toda Europa.
 
Como dato curioso, deciros que ya existían unas normas de conducta en el siglo XVI para “el cuarto de baño”. El erudito humanista, Erasmo de Rotterdam, advertía en este libro normas como: “es descortés saludar mientras se orina o se defeca” y “es recomendable disimular las ventosidades con tosidos”. Los ingleses y sus protocolos de higiene y educación (y después ponen moqueta en el baño…).
 
Fueron los habitantes de las Islas Oreadas en Escocia los primeros en desviar sus desechos hacia los ríos. De esta forma, podían hacer sus necesidades sin tener que salir al exterior y pasar frío.
 
Bien, posiblemente podríamos contaros muchas más cosas sobre los inodoros, de momento, es una pequeña introducción. Más adelante os contaremos más cosas.

¡Hasta pronto!